Sofia. Lupii trecutului

Los lobos del pasado – una novela de Natașa Alina Culea. Carta de amor

Los lobos del pasado – una novela de Natașa Alina Culea.

Carta de amor:

Sofía,

El 11, este mes, se cumplen seis meses desde la última vez que nos vimos. No puedo decir que te extraño, porque no me alejé realmente de ti. Tuve tiempo de decantar las cosas, las pasiones, pero tu sonrisa es igual de vívida y real; me persigue; nada de lo que haces, nada de lo que hago, puede detener este amor. Se dice que el amor es ciego, creo que simplemente no le importa nada, está por encima de todas las cosas.

Me dijiste que estabas con alguien, ¿eres feliz?

Dime que eres feliz y esta carta será el último recuerdo de mi.

Dime que no me has olvidado y no estaré en otro lugar que no sea contigo.

Uno, del otro.

F.

P.S. Gracias por ser tú, con todas las cosas magníficas que dices, pero también con las tonterías que sueltas; porque desde que apareciste en mi vida, ningún día se parece a otro, sino que todos se parecen a ti; porque me gustaría correr mil veces hacia ti y regresar tantas veces; por el desorden que causaste a mis átomos; porque donde quiera que esté sin ti, no es el lugar donde quiero estar; porque pasaría una vida contando los latidos de tu corazón; porque tu sensualidad es un ejercicio cardíaco que apenas soporto, pero no me renunciaría a ella;

P.P.S. Te amo.

___________________

Un libro doloroso, completo y profundo, en el que las verdades hacen malabarismos brutales con los sueños, escondiéndose detrás de todas las palabras rebeldes, cargadas del tenso erotismo de los personajes. La edad es el umbral psicológico, impedimento e ingrediente, la clave para desentrañar misterios.

      “Debajo de la tierra, los gusanos se movían en la oscuridad, por encima de ellos, las alondras cortaban el cielo en tiras a través de las cuales el sol penetraba de vez en cuando. Entre gusanos y alondras estaban las personas, que vivían uno encima del otro, llorando y amando. […] La gente estaba encontrando nuevas actividades, tratando de llenar el vacío dentro de ellos; bebían sus fracasos, fumaban sus mentes y se comportaban con disipación, haciendo todo lo posible por evitar mirar dentro de sus corazones y ver que la unidad de medida de Dios es el infinito.”

La tentación de abandonar ese mundo, en el que ni siquiera el amor se puede salvar, es una realidad común. Sin embargo, Natașa Alina Culea no hace esto, sino que lo describe con ira, con desesperación, con pasión, con la meticulosidad de un joyero, con la paciencia de Sísifo al empujar su enorme roca montaña arriba, sin tener en cuenta, en ningún momento, que en el siguiente momento se puede derrumbar…

     ¡Sofía — Salomé, qué transfiguración pagana de los sentidos! ¡Fuego ardiente, ahogado después de quemar en cenizas de pleito! ¿Infierno? ¿Fetichismo? ¿Pecado? ¿Blasfemia? ¿Resignación? Cada uno de nosotros es libre de relacionarse con ellos, como cree o como puede, mientras que la inocencia de la infancia está contaminada cobardemente.

¿El amor? ¿Sigue siendo el amor la promesa eterna? ¿Se convierte en búsqueda? ¿Se convierte en grito?

     Un combate mano a mano con Los Lobos del pasado, con nuestras ilusiones …

Amalia Elena Constantinescu Doctora en Filología, escritora, miembra de la Unión de Escritores de Rumania.

___________________

Los lobos del pasado

Natașa Alina Culea

Traducido por Florina R.

____________

Biografía del autor:

Natasa Alina Culea, escritora rumana de origen ucraniano y polaco, nació en 1980, en Tulcea, la cosmopolita ciudad portuaria a orillas del Danubio. Le gustaba escribir desde la escuela, distinguiéndose por los premios para su poesía y las olimpiadas de lengua y literatura rumana. Desde 2010 comenzó a publicar novelas con notable originalidad, sorprendentemente diferentes entre sí, inicialmente publicadas y vendidas en Rumania y Moldavia, y luego traducidas a varios idiomas en todo el mundo.

Hasta ahora han sido puestas en papel:

  • Los hombres y el psicoanalista
  • Marat
  • Los lobos del pasado
  • Noches en Mónaco
  • Los sueños nunca duermen
  • Arlequín
  • Rusalka (2020)